sábado, mayo 31, 2008

Objeto Deseado, Objeto Descartado


Podría haber dicho relatividad, pero esa palabra es demasiado complicada. Lo que hoy parece imprescindible, mañana deja de serlo y pongo como ejemplo la gran nave en la que se desarrollaron los dirigibles soviéticos en un suburbio de Moscú. Trato de imaginarme lo mucho que esa imagen fue deseada en su momento, hoy restos de una construcción enorme -difícil de apreciar en la foto el tamaño- cuyo techo se ha derrumbado parcialmente. Me recuerda la película de Mikhalkov Agotados por el Sol Утомленные Солнцем, de la cual se rueda una secuela que según parece se estrenará en el 2010. He de decir que he disfrutado mucho con alguna de las películas de Mikhalkov -sobre todo Ojos Negros con Marcello Mastroiani- aunque parece ser se ha convertido en el director 'oficial' del régimen, si es que eso puede suceder hoy en día.


La otra imagen es de un cubo de basura a orillas del Volga helado, los libros que hace unos años eran inaccesibles para cualquier ciudadano soviético, salvo en el samizdat, pues tirados a la basura sin contemplaciones. Me quedé helado literalmente -la temperatura en la calle era de menos 25 todo sea dicho, y salvé el Pabellón de Cáncer, la estupenda historia del enfermo Kostoglotov en Asia Central. Reaccioné lentamente, no quería llamar la atención recogiendo cosas de la basura, y para cuando me convencí que no pasaba nada si salvaba también los otros, pues llegó el camión y fue tarde. La otra copia es Morfina de Bulgakov, historias de un joven médico, de carácter autobiográfico que el polo opuesto de Mikhalkov, el director Aleksey Balabanov rueda. Difícil elegir, pero lo mismo que Mikhalkov va de 'oficial' el otro va de bestia negra y oveja descarriada, con películas que o gustan o disgustan, pero que no dejan indiferente a nadie. Y he cumplido, un magro mes de Mayo con una sola entrada de última hora, pero el ánimo está como los alimentos en el mundo, escaso y caro. Salud.

1 comentario:

Chris Warfield dijo...

Impresionantes imagenes, como siempre. Aqui leyendo desde Guate, gracias por este blog.
Saludos